Como consecuencia de las políticas anti migratorias condicionadas por el presidente norteamericano, la Ruta Maya 2019 ha sido seriamente afectada. A numerosos estudiantes seleccionados se les ha denegado la visa y no son pocos los expedicionarios que nos acompañan, que están esperando su entrevista en la Embajada de México, para que puedan ingresar a la península de Yucatán. La actitud de las autoridades en las fronteras también está orientada a obstaculizar nuestro avance. De hecho la expedición debió esperar alrededor de cuatro horas en el punto fronterizo El Poy, debido a que le faltaba un sello en el pasaporte a nuestro expedicionario alemán Khoren Tameelleo, que tuvo que resolver su embajador en El Salvador. Del mismo modo a la expedicionaria peruana Fátima Romero, se le denegó el ingreso a  El Salvador a pesar de tener visa para ingresar a México y Guatemala. Pero a pesar de las adversidades, la alegría no se ha perdido y nuestros aventureros que sueñan con Chichén Itzá y no tienen la más mínima intención de ir a los Estados Unidos, siguen levantando el autoestima de los pueblos indígenas visitados, escribiendo libros, componiendo canciones, elaborando documentales y cantando y bailando con sus anfitriones, al ritmo de temas musicales que aluden a la hermandad, la integración latinoamericana y la amistad sin fronteras. David Tafoya, voluntario de la ONU y único participante de México en esta singladura, hizo un enérgico llamado a sus compatriotas a sumarse a esta Embajada de Paz, integración y buena voluntad. Del mismo modo, nuestros expedicionarios invocaron a nuestros gobernantes a que actúen con dignidad y no cedan a las presiones para construir muros migratorios que bloquean la integración de nuestra patria grande. Súmate a nuestra expedición ahora