Como es obvio, una travesía continental como la “Ruta Maya 2021 – En busca de nuestros orígenes” que abrazará toda la patria grande, no es algo que se pueda improvisar ni organizar en unas semanas. De hecho la expedición Ruta Maya 2019 – En el Año Internacional de las Lenguas Indígenas fue un acto preparatorio para reactivar este programa y crear las condiciones para la realización de una exitosa singladura por las Américas, tal como lo fue la Ruta Inka 2010 – Al encuentro de los Mayas, que fue un bosque de banderas de Tiwanaku hasta Tikal, liderado por Guatemala y Bolivia. Fue precisamente en el acto de clausura de la Ruta Maya 2019 que tuvo lugar el 2 de agosto del 2019 en el gran Museo del Mundo Maya de Mérida, que los expedicionarios protagonistas, de la mano con representantes de las principales instituciones yucatecas, invocaron el respaldo y participación de América Latina, en particular de México y su primer mandatario, para que él mismo inaugure la próxima travesía de hermandad latinoamericana y su servicio diplomático haga llegar el llamado de nuestros pueblos, a todos los confines del orbe.

Además, incluso antes, desde la Cámara de Diputados de México, concretamente el 25 de abril del 2019, se anunció que esta travesía se ha de inaugurar en el Templo Mayor el 21/06/2021, para clausurarse el 21/09/2021 en el Templo de Kalasasaya (Tiahuanaco – Bolivia), considerando que el entonces presidente de Bolivia, don Evo Morales (que apoyó la Ruta Inka desde que asumió la conducción de su país), era una garantía de una digna clausura para las actividades de esta Embajada de Paz y Buena Voluntad. Entonces, cuando lo alejaron del poder y la inestabilidad e incertidumbre se apoderaron de Bolivia, se contempló por algún tiempo la posibilidad de clausurarla en el Valle Sagrado de los Incas (donde nació la Ruta Inka a inicios del presente siglo), para cuyo efecto, los organizadores viajaron hasta el Perú para anunciarlo desde el Hemiciclo del Concejo Regional del Cusco. Acto seguido, la pandemia COVID19 se instaló entre nosotros, trastocando todos los planes, por lo que la Ruta Maya 2021 tuvo que reinventarse como una propuesta para reactivar el turismo comunitario en favor de los pueblos originarios de América Latina, reduciendo el número de expedicionarios de 360 a 120, para dar cabida a médicos y turistas altruistas de buen poder adquisitivo.

Ahora, en circunstancias en que la institucionalidad democrática retornó a Bolivia con un triunfó de la causa indígena, se han creado las condiciones para restablecer el planteamiento original. Por lo mismo, el Lic. Rubén La Torre, Embajador de Ixinché ante América Latina, visitará al país altiplánico para anunciar que la travesía continental Ruta Maya 2021, ha de clausurarse de todas maneras en el Templo de Kalasasaya y no en el Cusco, no tanto por la soberbia de las autoridades cusqueñas, sino más bien porque Tiahuanaco es una de las culturas originarias más antiguas en los andes de América del sur. Como es natural, los artistas seguidores de nuestra Embajada Cultural, ya vienen elaborando canciones para socializar la gran clausura de esta travesía continental. Oído a la música