“…Tras tres días de recorrer senderos escarpados, caminos empedrados, de cantos milenarios; exuberantes veredas y fríos pastizales, la expedición divisó al fin, tras un recodo del camino, la tan soñada imagen de Machu Picchu. Tan soñada que incluso parecía todavía un sueño. Era algún tiempo después del mediodía y el sol iluminaba con toda su majestuosidad las talladas piedras de sus murallas, mientras que nosotros sólo atinábamos a mirarnos deslumbrados sin poder expresar palabra. Finalmente emprendimos el descenso, llenos de asombro y admiración mientras que un sentimiento incontrolable se apoderaba de nosotros, cuando percibimos que algo nos había cambiado en nuestro interior. Todo eran abrazos y lloros, era inútil encontrar una explicación, simplemente teníamos un sueño y ese sueño se había cumplido”. Así termina la crónica de Ruta que escribió Tanía Márquez, una gran expedicionaria española que tuvo el privilegio de ingresar a este santuario por el Camino Inka.  Para este año, jóvenes de muchos países vivirán la historia de los Inkas integrando las expediciones desde el Collasuyo, el Chinchaysuyo, el Contisuyo y el Antisuyo; los que inaugurando sus actividades el 21 de junio próximo, avanzarán como ejércitos victoriosos hacia la ciudad perdida de los Inkas, donde serán reconocidos como Embajadores de la Ruta Inka para constituirse en una red de defensores de la Madre Tierra. Ver más.