EXPERIENCIA DE VIDAVOLUNTARIADO, MINKARUTA INKAEL LABORATORIO DE LOS SUEÑOS…
Previous
Next

Imaginar es la parte más poética del ser humano, y más allá de donde alcanzan los sentidos se escucha el latido que habita en las selvas centroamericanas. También palpita en los que saben escuchar porque en nosotros están los que se han ido.
Los expedicionarios de la Ruta Maya llegamos a Tikal, la ciudad más grande del mundo maya, donde cuelgan los calendarios de esos hombres que hablaban con las estrellas, calendarios que ya no tienen la intención de marcar el tiempo sino que nos imploran vivirlo.

Tikal fue redescubierta en 1848 por Modesto Méndez, y fue la más grande de las ciudades mayas, ya que en sus 65 kilómetros cuadrados de extensión albergó a 120.000 habitantes, en lo que hoy es el territorio de Guatemala.

Tikal significa ubicada en la laguna, pero una interpretación más antigua dice que es el lugar donde hablan los espíritus. Desde sus plazas, palacios, pirámides, templos y altares todavía murmuran su sabiduría. Una compañera guatemalteca nos recomienda pedir permiso para adentrarnos en estos dominios. Luego de respirar el legado que se esparce por la selva dejamos los “selfies” atendiendo a ese otro idioma que no necesita palabras para darnos la bienvenida.

Leave a Reply