Como es de dominio público, la Ruta Inka nació  al inicio de este siglo, como un grito de la inteligencia de los pueblos del Valle Sagrado en el Cusco, cuyas autoridades, junto al Alcalde de Machupicchu, decidieron respaldar este programa que convoca  a estudiantes altruistas y con espíritu de aventura de los cinco continentes, para  organizar con ellos expediciones que siguiendo el Qhapaq Ñan (la red vial Inka), visite los dominios del antiguo Tahuantinsuyo en busca de la sabiduría ancestral de sus pueblos. Estás travesías que tuvieron una gran repercusión, propició que los gobiernos de los países andinos (Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador y Perú) prioricen la revaloración de esta gigantesca red de caminos prehispánicos, consiguiendo su reconocimiento por parte de la UNESCO. Ahora, con un Qhapaq Ñan declarado  Patrimonio Cultural de la Humanidad, cuyo cuidado y puesta en valor queda bajo responsabilidad de los gobiernos de los países andinos, la Ruta Inka enfoca su atención al Mundo Maya, como una de las culturas más importantes del mundo. Ver mas