Karina Díaz es una destacada profesional en el ámbito de la Educación, formada en la prestigiosa Universidad de Colima (México). Ella fue integrante de la delegación mexicana en la Ruta Inka 2007, expedición que visitó lo mejor de Bolivia, Chile y el Perú, junto a 120 estudiantes provenientes de 25 países seleccionados en América, Africa, Europa y Oceanía. Desde entonces, los andes y su Qhapaq Ñan se ha vuelto su segunda casa, por lo que promueve que más jóvenes de México y el mundo, tengan la oportunidad de aprovechar esta experiencia de vida para crecer como personas y asimilar valores ancestrales de los pueblos originarios, para los que el amor a la Madre Tierra es parte intrínseca de su vidas.  Ella forma parte de nuestra gran familia internacional, porque ya ha participado ya de tres de nuestras expediciones, y por su vocación de apoyo e identificación con nuestros objetivos institucionales, ha sido incorporada como Asociada Colaboradora de Ruta Inka, asumiendo el compromiso de coadyuvar con el proceso de selección de las delegaciones mexicanas y centroamericanas que concurrirán a nuestras expediciones de este año. Entra en contacto con Karina escribiendo a mexico@rutainka.org 

 

En la Ruta Inka surgen emociones insospechadas en cualquier momento. Cuando nuestros expedicionarios ascendían al santuario Intin Uyo (cerco del Dios Sol) por invitación de las autoridades del corredor Wiñay Marka, ni sabían lo que les esperaba. Cuando se desarrollaba la ceremonia de reconocimiento a nuestras expedicionarias como Huéspedes Ilustres de Ollaraya, los estudiantes de la orquesta  escolar del Colegio San Pedro de Unicachi, interpretaban un tema musical del afamado compositor Bill Conti (de la película Rocky II) que emocionó a los aventureros.  Es por ello que los organizadores invitaron a tres escolares integrantes de la mencionada orquesta para participar de las actividades programadas para el día siguiente. En las jornada ciclística organizada por la Municipalidad de Chuicuito Juli, Hugo, Javier y Juan, que son muy bien alimentados en la región con quinua y otros productos ancestrales, fueron los ganadores absolutos de la competencia, mientras que nuestros expedicionarios no pudieron llegar a la meta y tuvieron que ser auxiliadlos por camionetas que proporcionaron los funcionarios del municipio local. Trascendió que los mencionados escolares, serán premiados por dejar muy en alto el nombre de su colegio. Oído a la música