Como se sabe, a inicios de este siglo y en el marco del Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas, nació la Ruta Inka. Fue bajo el impulso de las autoridades de Machupicchu, el Valle Sagrado de los Incas, la Asamblea Nacional de Rectores del Perú y el aliento moral de Rigoberta Menchú, quien saludó nuestra primera edición “Ruta Inka 2002” expresando que la difusión de las expresiones culturales de los pueblos indígenas es imprescindible y una misión no negociable, para que el mundo sepa de su riqueza, su diversidad y su trascendencia. “…Es mi esperanza por lo mismo, que estos esfuerzos se repitan en beneficio de los pueblos indígenas de Latinoamérica y se sumen a otros similares y vayan más allá, que trasciendan las fronteras geográficas y temporales y se incorporen plena activa y vivencialmente al patrimonio cultural de la humanidad…”, enfatizó la Premio Nobel de la Paz 1992.

Lamentablemente el gobierno del ex presidente Alejando Toledo, decidió aniquilar la Ruta Inka desde el principio. En una acción concertada entre el ex ministro de educación Nicolás Linch y el ex canciller Diego García, informaron al Congreso del Perú que nos era posible atender su pedido de oficializar la Ruta Inka mediante un Decreto Supremo, “debido a que no aporta beneficio alguno al Patrimonio Cultural de la Nación; por el contrario, pondría en grave riesgo la integridad de dicho patrimonio”, bloqueando así la posibilidad de cooperación del gobierno del Canadá que estaba dispuesto a financiar este programa, por convocar a estudiantes de excelencia de todo el mundo, para que transitando los caminos incas (Qhapaq Ñan), se impregnasen de nuestra sabiduría ancestral.

Es por el ello que Miguel Carlos Castillo, alcalde de Cajatambo decidió tomar cartas en el asunto. Con Resolución 064-2004-ALC-MPC reconoció a la Ruta Inka como la principal Embajada de Cajatambo ante el mundo, invocando a los gobiernos regionales, municipalidades y universidades de Bolivia, Ecuador y Perú, para que “asuman el liderazgo en la consolidación de esta iniciativa, para que por voluntad general de nuestros pueblos y por imperio de la Ley, Ruta Inka alcance universal”. No son pocas las autoridades que han compartido el buen criterio de este burgomaestre y procedieron a respaldar la Ruta Inka propiciando el respaldo de los gobiernos de Bolivia, Ecuador, Chile y otros países, lo que permitió movilizar a cerca de mil estudiantes altruistas de los cinco continentes del orbe, que visitaron pueblos de estirpe inca.

No obstante, como quiera que la arrogancia y mezquindad del gobierno peruano se tornó permanente, nuestra Embajada Cultural decidió proyectarse hacia Mesoamérica. Fue con la ejecución de la travesía “Ruta Inka 2010 – Al Encuentro de los Mayas” que fue integrada por 240 estudiantes seleccionados en América, Asia Europa y Oceanía con la ayuda de las embajadas de Guatemala y las de Bolivia. Los protagonistas inauguraron su aventura en Tiahuanaco (en una ceremonia que contó con la presencia del ex presidente Evo Morales), para luego continuar su peregrinación por 10 países de América Latina, siendo recibidos en el Palacio Nacional de Guatemala, con una escenificación del Juego de la Pelota Maya. Su culminación triunfal propició la organización de una “Ruta Maya 2011 – En busca de Chichén Itzá“, que fue acogida en El Salvador, Honduras, Guatemala y México terminando con gran éxito en su destino principal.

En los últimos años, luego de organizar su décimo tercera edición “Ruta Inka 2016 – En defensa de la Madre Tierra”, nuestra Embajada Cultural decidió establecerse en México y América Central para institucionalizar el nuevo programa Ruta Maya. Con el fin de revitalizarla se sacó adelante la “Ruta Maya 2019 – En el Año Internacional de las Lenguas Indígenas”, como acto preparatorio de una travesía continental que fue anunciada desde la Cámara de Diputados de México. Ahora, en circunstancias en que la pandemia Covid 19 se ha convertido en una grave amenaza para la humanidad, la “Ruta Maya 2021 – En busca de nuestros orígenes” que tenía previsto visitar este año lo mejor de América Latina desde México hasta Bolivia, se ha tenido reprogramar para su realización entre el 21/06/2023 y el 21/09/2023. Para actualizar la convocatoria, el Presidente de la Cámara de Diputados de Bolivia, Freddy Mamani Laura, convocó al Cuerpo Diplomático acreditado y autoridades de pueblos originarios, para una conferencia de prensa en la que se anunció que la “Ruta Maya 2023 – En busca de nuestros orígenes” se desarrollará en el marco del Decenio Internacional de las Lenguas Indígenas, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Por otro lado, con el fin último de oficializar este programa y asegurar su permanencia en el tiempo, la Embajada Cultural Ruta Inka elevó a consideración del presidente guatemalteco Alejandro Giammattei, una propuesta para que la Ruta Maya sea adoptada oficialmente como un programa gubernamental de Guatemala. Este ofrecimiento ya ha recibido una reacción auspiciosa del Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT) y se están efectuando los acercamientos a las entidades pertinentes de este país centroamericano conocido como el corazón del Mundo Maya. Para fortalecer este proceso de institucionalización, el diputado Walter Félix, uno de los legisladores más comprometidos con la Ruta Maya, hizo llegar una comunicación en la que nos reitera su respaldo. “…Estamos en la mejor disposición de analizar la posibilidad de presentar una iniciativa de ley que reconozca la Ruta Maya como un programa educativo de Interés Nacional, que impulse su reconocimiento ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura – UNESCO, como programa de Interés Universal”, aseveró el legislador, con lo cual, sentimientos de entusiasmo, alegría, ilusión y esperanza se apoderó de las autoridades de numerosos pueblos centroamericanos que respaldan la Ruta Maya. Ver más