“Hace tres días llegué a Uruguay y luego de haber descansado lo suficiente considero que es momento de agradecer. Aún no termino de creer lo que he vivido. Miro las fotos, hablo con amigos y familiares y voy cayendo en la cuenta de todas las experiencias compartidas. La ruta fue increíble, una oportunidad única. Me permitió conocer lugares llenos de magia e historia, acceder a sitios que de otra manera no es posible, interactuar con locatarios, conocer un poquito más de la historia de mi continente, entre muchas cosas más. Además me sorprendió: me pude reencontrar con mi amiga Stephanie, a quien no veía desde hacía dos años y juntas pudimos recorrer un pedacito de su país. Fue una gran sorpresa para ambas y un hermoso regalo de la vida. Por todo lo vivido quiero agradecer a la Ruta Inka y sus pueblos asociados. Espero que este programa tenga cada vez más apoyo y sea cada vez más exitosa. Tal vez volveremos a encontrarnos por las sendas del qhapaq ñan algún día. En la vida hay que agradecer, así que simplemente gracias” Así acaba de saludar a los pueblos que le dieron su afecto, Eugenia Russi, una expedicionaria ejemplar del Uruguay, quien por razones de sus estudios sólo se inscribió para la expedición en tierras bolivianas. Antes de retornar a su país desde Tiwanaku, dejó su bandera, porque sabe que volverá becada como una gran monitora. Numerosos pueblos asociados a la Ruta Inka, ya la esperan ansiosos para reconocerla como su Embajadora Honoraria ante Uruguay, un país tan culto que práctivcamente no tiene analfabetos.  Ver más

 

En la Ruta Inka surgen emociones insospechadas en cualquier momento. Cuando nuestros expedicionarios ascendían al santuario Intin Uyo (cerco del Dios Sol) por invitación de las autoridades del corredor Wiñay Marka, ni sabían lo que les esperaba. Cuando se desarrollaba la ceremonia de reconocimiento a nuestras expedicionarias como Huéspedes Ilustres de Ollaraya, los estudiantes de la orquesta  escolar del Colegio San Pedro de Unicachi, interpretaban un tema musical del afamado compositor Bill Conti (de la película Rocky II) que emocionó a los aventureros.  Es por ello que los organizadores invitaron a tres escolares integrantes de la mencionada orquesta para participar de las actividades programadas para el día siguiente. En las jornada ciclística organizada por la Municipalidad de Chuicuito Juli, Hugo, Javier y Juan, que son muy bien alimentados en la región con quinua y otros productos ancestrales, fueron los ganadores absolutos de la competencia, mientras que nuestros expedicionarios no pudieron llegar a la meta y tuvieron que ser auxiliadlos por camionetas que proporcionaron los funcionarios del municipio local. Trascendió que los mencionados escolares, serán premiados por dejar muy en alto el nombre de su colegio. Oído a la música