Tiwanaku, la Atlántida andina.

Orcas JaraEl lago Titicaca es el mar interior más grande de la tierra. Su superficie de 8.300 Kilómetros cuadrados y 3.812 metros de altura, le hacen el lago navegable más alto y grande del mundo, y si bien está considerado de agua dulce, su concentración de sal le une a un origen océanico.
Todas las culturas andinas se refieren al Titicaca, como la patria de sus dioses y la cuna de la creación. La civilización más antigua está ubicada en Tiwanaku, una cultura que hasta ahora tiene más interrogantes que respuestas. Sus monumentales esculturas en piedra (estelas) se emparentan, con culturas como las egipcias y sumerias, que son contemporáneas. A la ciudadela de Tiwanaku se le considera un sitio de peregrinación, “la meca andina”, y tiene al menos 3.000 años de antigüedad. Uno de sus monumentos más conocidos es la Puerta del Sol, una escultura colosal, hecha de un solo bloque de piedra volcánica que pesa doce toneladas. Sus grabados resumen las conquistas técnicas y comprensión del universo. Contiene alegorías esculpidas en lava del dios Wiracocha, que preside la Puerta, y un calendario solar y agrícola, fruto de la observación astronómica. Más abajo, esculturas en bajo relieve representan una procesión de hombres pájaro o ángeles andinos. Todo en una simetría impecable. Se considera a este monumento parte de un edificio de control solar y lunar, y la geometría es la expresión del conocimiento avanzado del orden cósmico. La National Geografic, ha analizado una piedra de granito en el sitio Puma Punku, llamada “magnífica, porque tiene una ranura perfecta, y varios orificios, que solo podrían haberse hecho con instrumentos técnicos muy avanzados. De hecho el láser sería en la actualidad lo que se hubiese utilizado. Las teorías de alienígenas o de una civilización avanzada sumergida en las aguas heladas del Titicaca, han abundado a partir de este estudio y de las leyendas precolombinas. Se ha comprobado que existen restos de edificaciones sumergidas en el Titicaca. Jacques Cousteau, el oceanógrafo francés que investigó las profundidades del lago, no descartó que debajo del lodo haya restos de una ciudad sumergida. Lo que se relaciona con un diluvio que sucedió hace unos doce mil años, donde las lluvias y los deshielos cubrieron los valles. Allí se hubiese sumergido la primera civilización Tiwanacota, la más antigua de América, considerada por algunos como la Atlántida, y los monumentos que quedan, habrían sido construidos por los supervivientes, que rememoran a esa civilización superior. En la marea del tiempo, en que los imperios se convierten en leyendas o fantasmas, Tiwanaku todavía es cuna de enigmas del esplendor del sol y de las alas de plata de la luna. (Óscar Jara - Ruta Inka 2016)

Challar en Oruro

En las culturas andinas se dice que como es arriba es abajo, y el cielo y el infierno solo pueden darse porque existe la tierra. La ciudad de Oruro (Bolivia), es mundialmente conocida por su carnaval, declarado obra maestra del patrimonio oral e intangible de la humanidad. Es la fiesta donde las creencias precolombinas, los ángeles y demonios católicos y las supersticiones mineras se confunden en una amalgama que solo se entiende si se la vive. En el carnaval de Oruro se presenta la lucha del bien y el mal, que se le escenifica bailando diabladas, caporales, morenadas, tinkus y otros ritmos, en una celebración compleja.
La diablada es el baile de los mineros en honor del diablo de la mina, el “tío”. Para los mineros no es una deidad mala. Los evangelizadores introdujeron el concepto que el mal vivía en las profundidades de la tierra, en la mina, y para contrarrestar se introdujo el fervor a la Virgen del Socavón. Los mineros juntaron las dos devociones. Bailan disfrazados de sus diablos y acuden con sus máscaras a la basílica del Socavón en Oruro.
La basílica está sobre una antigua mina, por lo que se dice que contiene los tres mundos: el de abajo, el de la tierra y el del cielo que se conecta a través de la Virgen de la Candelaria o del Socavón.
La Pachamama (Madre Tierra) es la fuente de vida que está entre el bien y el mal. Cuando concluye el ciclo agrícola, la Pachamama está cansada y desgastada por la cosecha, y se le hace ofrendas o pagamentos a fin de fortalecerla para la próxima siembra. Se hace una mesa llamada despacho, compuesta de hojas de coca, alimentos y unas tabletas blancas de azúcar (La Madre Tierra es dulce), donde se ponen figuras que representan deseos, de quienes hacen la ofrenda.  Durante la ceremonia se “challa” licor, que consiste en rociar el suelo con una bebida, y brindar con la Pachamama. El pago a la tierra termina con la quema ritual de las ofrendas, para que así retornen al lugar de donde provienen, elevándose al cielo mientras las cenizas son enterradas en la tierra para completar el ciclo.
Entre el cielo y la tierra está el ser humano y sus convicciones. Y seguirá estando cualesquiera sean sus creencias, mientras eleve sus palabras y deseos sin miedo a traicionarse. (Óscar Jara Albán - Ruta Inka 2016)

Lo que vale un Potosí.

Lo dijo Cervantes en el Quijote, hablar de la ciudad boliviana de Potosí en la Colonia, era hablar de riqueza. Se dice que en la fiesta del Corpus Christi, se adoquinaba con plata la calle del Empedradillo, por donde pasaba la procesión. Una montaña entera de riqueza ha sido explotada desde hace siglos. Se ha sacado tanta plata del Cerro Rico, que ha perdido 400 metros de altura en cinco siglos.
La plata de este cerro se conocía desde el tiempo de los incas. Cuenta la leyenda que cuando llegó Huayna Cápac, se llamaba SumajOrcko (cerro hermoso), y estaba cubierto de vegetación y tenía vida. Los incas comenzaron a extraer la plata, pero un bramido de la montaña, probablemente por la actividad volcánica, les hizo desistir. El cerro había hablado y había dicho que la plata no era para ellos.
Cuando llegaron los españoles y conocieron de esta riqueza, recuperaron la figura incásica de la Mita, que consistía en el trabajo forzoso de los indígenas en la mina. 16.000 indígenas eran trasladados anualmente desde todo el Virreinato del Perú hasta las minas de Potosí. La mayoría moría.
Antes de llegar al cerro, está el barrio del Calvario, conocido también como el mercado minero. Se le denominó así, porque era el inicio del sufrimiento y de la muerte. Se dice que con la plata extraída del Cerro Rico se podría hacer un puente entre América y España y otro de regreso con los cadáveres de mitayos y mineros. La industria de la plata originó un avance tecnológico sin precedentes, con una extracción que contaba con ingenios para el procesamiento de la plata, y cinco lagunas artificiales. La Casa de la Moneda en Potosí se convirtió el centro donde se acuñaban monedas que circulaban por el mundo.
Ahora ya quedan pocas vetas de plata en la piel de la montaña. Sin embargo hay otros materiales. En el siglo veinte fue el estaño el que dio riqueza a tres familias bolivianas encabezadas por Simón Patiño, Mauricio Hoschild y Víctor Aramao, los llamados Barones del Estaño. Ahora lo que se extrae es el llamado mineral complejo, que es una mezcla de varios elementos, y desde que se nacionalizaron las minas en 1952, son cooperativas bolivianas las que extraen lo que queda de riqueza.
El Calvario sigue siendo parada obligatoria para proveerse de los elementos mineros. Desde dinamita, que no está prohibida, y es usadaen las tareas de la mina, y también en las huelgas y protestas de mineros, hasta aguardiente y la coca, que son utilizados como estimulantes, y también como ofrenda al “tío”, el dios de la mina, el que reina en la oscuridad, que puede ser el diablo, pero al que si se le dan ofrendas, puede hacerte rico. El sueño de plata de los que trabajan en el subsuelo, rodeados de polvo de silicio, silencio y oscuridad. (Óscar Jara Albán - Ruta Inka 2016)

Flamencos andinos

FlamencosEl departamento de Tarija y su capital del mismo nombre, que está ubicada en los valles del sur de Bolivia, frontera con Argentina, tiene varios climas, y además de su riqueza agrícola, está en la región con mayores reservas de gas de Bolivia. Sus habitantes, también conocidos como chapacos, cultivan la fama de gente calmada, y como ellos mismos se autodefinen, tienen todo para ser bohemios, incluida una producción de vino y un licor con denominación de origen llamado Singani. En Tarija la presencia española es evidente, especialmente la andaluza. Tiene hasta un río que cruza la ciudad que se llama Guadalquivir. Pero detrás del cascarón está un sustrato que al menos data de 7.000 años. La etnia preincásica predominante son los chichas, los cuales subsisten hasta ahora, como lo han hecho siempre, pastoreando llamas y cultivando el altiplano.
Cuando llegaron los incas, lograron alianzas con las poblaciones locales, porque les brindaron protección y estabilidad, gracias a que los quechuas les defendían de los chiriguanos, que eran una especie de mercenarios nómadas de la época, que saqueaban las poblaciones. Tarija es un cruce de vías que conecta el altiplano con el Chaco y la Amazonía. Cada piso ecológico tiene su propia gente. Los incas abrieron una ruta por la cordillera del Sama. El Camino del Inca recorre cerros y abras, que son las depresiones entre cimas que permiten transitar de un lado a otro por las laderas de la cordillera.
Este camino estaba hecho de piedra laja y de granito, por el que transitaban comerciantes, rebaños y chasquis. Pero en medio de los cerros hay paisajes singulares. Los lagos del altiplano son salados, tanto los que siguen teniendo agua, como los que se secaron como el Salar de Uyuni. Cuando se produjeron los choques tectónicos de las falla de Nazca con la falla Sudamericana que formaron las cordilleras, represaron agua salada, de ahí la singularidad de tener lagos salados a 4.000 metros. Para que el espectáculo sea completo, estos lagos tienen una fauna única. Flamencos rosados, que seguramente en alguna migración encontraron alimento y se adaptaron al frío de las alturas, para ser parte del paisaje para siempre. (Óscar Jara Albán - Ruta Inka 2016)

Masticadores de Coca

Ruta Inka y Hoja de CocaLa coca está viva en el altiplano americano. Aquí las personas la mastican como en otros lares se persignan. Hoja a hoja se llenan la boca de paisajes, mientras conversan, mientras trabajan, mientras sueñan, mientras caminan por el cerro. Se ha tenido que crear el verbo “coquear”, para esa ceremonia rutinaria de estimular los sentidos a través de la masticación de la hoja sagrada.
De la hoja de coca se ha hecho un sinfín de derivados: infusiones, mates, ungüentos, caramelos, condimentos, y se le procesa para obtener la cocaína. Pero el consumo de la hoja de coca no tiene nada que ver con la droga. Con socarronería nos dicen los masticadores, que pensar que al masticar hoja de coca se va a obtener cocaína, es como creer que masticando muchas uvas se va a obtener vino.
Los masticadores, desde que descubrieron los efectos de esta hoja, la han considerado sagrada. Su uso ha servido para conectar lo terrenal con lo espiritual, y como consecuencia de una de esas formas de conexión, la gente podía curarse de enfermedades. En la comunidad de Angosto del Perchel, cerca de la ciudad de Tircala en el Norte de Argentina, vive Simplicia Guanca, una sanadora de 84 años, que utiliza la coca como método de diagnóstico. Ella pide a cada paciente que traiga sus hojas de coca envueltas en alguna prenda personal, y mientras ella mastica sus propias hojas, hace una tirada de las hojas del paciente, para ver si le puede curar con la medicina ancestral o si le deriva a la medicina química, como Simplicia denomina a la medicina hospitalaria.
Las personas que viven en esta región acuden primero a donde la amauta, antes de hacerse un tratamiento convencional o una intervención quirúrgica. Y la sanadora sabiamente les recomienda lo mejor de las dos medicinas. Sabios como Simplicia Guanca son poderosos, porque saben combinar su conocimiento con el sentido común. (Óscar Jara Albán - Ruta Inka 2016)

El Cerro Arco Iris

La Quebrada de Humahuaca en Argentina, patrimonio de la humanidad, es una encrucijada de microclimas en medio de cerros. Pero el concepto de cerro aquí es distinto. Lo mismo sirve para una colina que para un nevado. Para el quebradeño, la altura es relativa, acostumbrado a subir y a bajar en los vaivenes del vivir. Los cerros les dan juego. A un costado de la localidad de Purmamarca (Provincia de Jujuy), se despliega el Cerro de los Siete Colores. Una formación rocosa, donde las antigüedades se miden en el tiempo del arco iris.

Los Quilmes

Cada pueblo tiene sus motivos, justificados o no, para expandirse. Los incas en cuanto salieron de las fronteras de Cusco fueron conquistadores y lo lograron con ejércitos y con alianzas. Eran buenos en los dos frentes. Pero no por eso dejaron de ser combatidos por los pueblos a los que sometían. Hasta que llegó la cruz y las armaduras, y todos a doblar la rodilla. Y cuando se obliga a mirar al suelo se deja de mirar a las estrellas. Los incas para conformar su imperio tuvieron como sustrato culturas milenarias, y el esplendor del conocimiento acumulado era aprovechado.

La Ventana del Sol

Los incas por el Sur llegaron hasta Argentina. Las provincias de Tucumán, Catamarca, Salta y Jujuy están bordadas de vestigios quechuas. Cuando el vestigio se estudia se vuelve evidencia, pero es una explicación incompleta. Es cuando te rodeas de la piedras que acumulan tiempo sin tiempo, cuando hay margen para otras explicaciones. La lógica actual inevitablemente tergiversa, de ahí la necesidad de conexión con la perspectiva de nuestros antepasados. Esa lógica ancestral pasa por observar el universo para concluir en una interpretación mítica.

WILLKA KUTY: El inicio de Ruta Inka 2016 desde el Collasuyo

Es 21 de junio y se celebra el solsticio de invierno en todo el hemisferio sur de la Tierra. El fenómeno no solo es astronómico, es sobre todo cultural. El alejamiento del sol se celebra desde que el hombre alzó la vista para conocer las estrellas. Los miembros de la Ruta Inka 2016 hemos recibido el Willka Kuty, que se puede traducir del aymará como tiempo de cambio y también como el inicio del año nuevo andino, en el Salar de Tunupa (más conocido como Salar de Uyuni).

La bitácora de la Ruta Inka

Hace mucho que las crónicas de viaje recogidas en un cuaderno saltaron del mar a todos los elementos, incluido Internet, solo que ahora tenemos que llamarles blogs.
Las bitácoras fueron ideadas para ser leídas, no importa el soporte ni el tiempo.
En la época de los Incas se contaban los episodios de peregrinaciones, conquistas, dichas y desdichas, de viva voz. O al menos eso se pensaba, hasta que se descubrió que los quipus no son solo cuerdas con nudos para hacer cuentas, sino que son una forma de narrar y recordar.

Descargar Musica

Nombre:   Correo:     País:    Suscribirse   Cancelar    

Ruta 2016

Inicia el 21 de Junio 2016

Chinchaysuyo: Inicia en la Mitad del Mundo (Quito – Ecuador) Contisuyo: Inicia región chilena de Arica Parinacota (norte de Chile) Collasuyo: Inicia en (Bolivia) Antisuyo: Inicia en la brasileña de Río Branco CLAUSURA: 1 de agosto del 2016

Sobre Nosotros

Somos una institución sin fines de lucro, inscrita en Partida N°11412391 de los Registros Públicos de Lima. Convocamos a estudiantes altruistas de todo el mundo para promocionar la herencia cultural y arqueológica de nuestros pueblos.

    

Contactos

Para mayor información de Ruta Inka, contactese:
 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Calle Sacsayhuaman - H-15 - Urb. Manuel Prado- Huanchaq- Cusco - Perú
whatsapp +(0511) 94 14 14 530 // 991-706560