Embajada Cultural de Pueblos Milenarios

Justificación

Desde sus inicios, la Ruta Inka ha organizado travesías fomentando la integración, solidaridad, estudio de la historia del conquistado, respeto por la naturaleza, tolerancia a todas las culturas y a la diferencia; junto a otros valores muy importantes de las culturas ancestrales de América Latina, algunas veces de la mano de catedráticos de los pueblos visitados y acompañados por periodistas nacionales y extranjeros.

En el trayecto, la mayoría de los estudiantes reflexionaron sobre los problemas de nuestro tiempo y sobre la necesidad de cerrar viejas heridas y fortalecer una cultura de paz.

 A pesar de sus limitaciones, nuestras expediciones han representado para los jóvenes, una alternativa para que recuperen el sentido del tiempo, con una convivencia prolongada con los pueblos anfitriones, lo que ha sido una experiencia de gran valor educativo, además de representar una oportunidad para la integración de nuestros jóvenes, no menos que para el conocimiento de nuestros pueblos indígenas, historia y geografía.

 Es innegable que una delegación con las características de una embajada de paz, en la que los pueblos se sienten anfitriones de estudiantes altruistas identificados con la causa de nuestros pueblos, nos hermana y humaniza más, elevando el espíritu de colaboración e interrelación en la actual aldea global, en la que es importante fomentar en la juventud, no sólo los intercambios culturales, sino sobre todo el respeto a los pueblos originarios y su cosmovisión, tan compatible con la protección de la naturaleza.

 Como todos sabemos, el problema del medio ambiente es uno de los temas más importantes de la agenda internacional, precisamente por los excesos de las sociedades consumistas, que para reconciliarse con la madre tierra, necesariamente deben echar una mirada al pasado y a los modos de vida de nuestras comunidades ancestrales, que se sienten parte de la naturaleza, viviendo en armonía y en un equilibrio entre el aprovechamiento de los recursos y la necesidad de preservarla. Por ello, en la medida de lo posible, se han incluido en nuestros programas, actividades de reforestación y restauración del medio ambiente, estudio de la biodiversidad y rituales que sacralizan la Madre Tierra, propiciando la reflexión sobre los niveles de degradación ambiental, lo que inspiró a nuestros expedicionarios con dotes artísticas, a componer canciones sobre la importancia de proteger y defender la naturaleza.

 A lo largo de estos años, hemos tenido la presencia de medios de prensa universitarios que han acompañado algunas de nuestras expediciones. En otros casos, hemos podido despertar el interés de importantes agencias internacionales de noticias o incluso de medios televisivos de gran alcance como CNN. No obstante, creemos que por la importancia que nuestros gobernantes otorgan a la protección del medio ambiente y fomento del turismo rural, dispondrán que periodistas de las televisiones estatales acompañen estos recorridos, no sólo para visibilizar a los pueblos indígenas, sino para difundir su sabiduría que ofrecerán a sus visitantes, para así levantar su imagen y autoestima, al ser anfitriones de estudiantes que los visitan desde países muy lejanos.

 Ruta Inka ha sobrevivido desde el año 2000 recorriendo América Latina desde Argentina y Chile hasta México, demostrando su viabilidad y capacidad de convocatoria. De la mano con los Voluntarios de la ONU, puede dar un gran salto cualitativo para desarrollar sus actividades como una auténtica universidad itinerante de sabiduría ancestral, para que los estudiantes absorben la sabiduría ancestral de nuestros pueblos y retornen a sus países como verdaderos Embajadores de nuestros Pueblos Originarios, con el encargo de promover en sus países, el cumplimiento de los postulados de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.

Estamos convencidos que la repercusión de Ruta Inka en la prensa internacional, sumado a la adhesión y respaldo de innumerables pueblos y autoridades, cuyas resoluciones, convenios y pronunciamientos se han remitido reiteradamente a Palacio de Gobierno (Perú), han propiciado que se priorice como Política de Estado, no sólo la revaloración del Qhapaq Ñan, sino también diversas políticas de inclusión en favor de los pueblos indígenas por lo que la petición de ayuda que innumerables autoridades han formulado al gobierno peruano en favor de esta Ruta Inka, ya debe ser atendida para promover el turismo comunitario y así fortalecer la  integración de nuestros pueblos y países. Por lo mismo, nuestras futuras expediciones tendrán un mayor componente medioambiental con abundancia de rituales ancestrales, labores de reforestación y actividades de protección y defensa del medio ambiente, permitiendo a los participantes descubrir sus fortalezas físicas y mentales, para que asimilen la travesía como un viaje al interior de ellos mismos. Los expedicionarios acudirán al llamado de la aventura, motivados por constituirse en defensores del medio ambiente, los regímenes de campamento y la posibilidad de experimentar sensaciones desconocidas, al enfrentar los retos de la convivencia con comunidades indígenas.

Debemos enfatizar que propiciar apoteósicas expediciones con las características de una escuela de austeridad en un contexto de ausencia de comodidades, resulta altamente enriquecedor para la formación de las nuevas generaciones que son objeto de masivas campañas de transnacionales que fomentan un consumismo exacerbado que va en desmedro de la conservación del medio ambiente. Creemos también que estas campañas masivas y subliminales que prometen mucha felicidad y bienestar a los consumidores, son responsables del incremento exponencial de la delincuencia, toda vez que la juventud víctima de este bombardeo publicitario y de una gran carencia de oportunidades, muchas veces incursiona en la delincuencia, que es ahora uno de los problemas más graves de nuestro tiempo. Del mismo modo, contribuyen a la degradación de la juventud y la sociedad en general, la difusión de canciones que hacen apología al consumo del alcohol o las drogas, que alcanzan gran popularidad como consecuencia de una campaña masiva y repetitiva. Por lo mismo, la difusión de las Canciones Ruta Inka que promueven valores éticos como la honestidad, solidaridad, austeridad, el respeto a la Madre Tierra y otros valores ancestrales, merecen el patrocinio para su adecuada difusión. De conformidad con nuestros estatutos, los jóvenes efectuarán labores de proyección social en obras comunitarias en beneficio de las poblaciones menos favorecidas.

De la mano con los voluntarios de la ONU, pondremos mayor énfasis en estas actividades humanitarias para que nuestros expedicionarios, que en buena proporción provienen de países desarrollados, encuentren la gran satisfacción de sentirse útiles a las comunidades marginadas, realizando estas labores ad honorem, lo que en definitiva es la esencia de la minga indígena. De otro lado, merece destacarse que la mayor parte de la producción del conocimiento actual, proviene del mundo occidental (concretamente de unos pocos países industrializados y consumistas). Ello hace que se ignoren otras cosmovisiones que pueden aportar una gran riqueza al nuevo marco conceptual global. La globalización está cambiando -o ha cambiado- los procesos de construcción del mundo contemporáneo, por lo que las epistemologías occidentales deberían ser revisadas y/o complementadas. En este proceso de reflexión es fundamental el papel de las universidades como lugares de formación de los profesionales del futuro, para propiciar estos encuentros interculturales. Ruta Inka, reconocida como Universidad Itinerante y Embajada de Paz de los pueblos originarios, de la que forman parte estudiantes de muchos países seleccionados por sus inquietudes académicas e identificación con los pueblos originarios, es un marco adecuado para esta revisión epistemológica.

 En esta aventura con mucha carga humana, los jóvenes asimilarán valores como la solidaridad, tolerancia, disciplina y cooperación. Esto facilitará la logística requerida, que con la colaboración de los propios expedicionarios, podrán mejorar el programa para que sea una memorable y fecunda convivencia de intercambio cultural y enriquecimiento humano. Lo importante no será llegar más rápido, sino que la interacción con la gente, permita conocer la esencia de la sabiduría de los pueblos.

 Del mismo modo, Ruta Inka continuará revalorando también otros elementos de nuestra identidad, tal como hemos hecho promoviendo la investigación de la hoja de coca, la quinua, instrumentos autóctonos, la lengua quechua, la minka, el ayni, entre otras manifestaciones de nuestra herencia ancestral. Mediante nuestra alianza con la Academia Mayor de la Lengua Quechua y otras entidades, organizaremos talleres para el aprendizaje básico de nuestras lenguas ancestrales, así como para el aprendizaje de la quena y otros instrumentos autóctonos.

 Asimismo, por su carácter institucional y por desarrollar sus actividades como una Embajada de Paz y Buena Voluntad, Ruta Inka ha recibido el apoyo de las Fuerzas Armadas en los países visitados, lo que no deja de ser importante para el fortalecimiento de una cultura de paz, cuando se involucra a instituciones castrenses de diferentes países, para apoyar juntos a una misma expedición que nos visita con banderas de hermandad e integración. Merece resaltarse el gesto de la Marina de Guerra del Perú, que en nuestra expedición Ruta Inka 2013, se sumó a nuestro homenaje a Túpac Inca Yupanqui, brindando a nuestros aventureros la posibilidad de navegar a bordo de un gran buque, por las mismas sendas marítimas que surcó nuestro antiguo gobernante inca, pionero de la navegación en el Pacífico.

 Más allá de sus ostensibles beneficios, la Ruta Inka como todo programa educativo, mostrará sus mayores beneficios en el mediano y largo plazo, cuando estos destacados líderes juveniles que han sido nombrados Embajadores Honorarios, accedan finalmente a la conducción de la humanidad desde sus respectivos países, y de seguro, por conocerse en nuestras tierras y haber asumido un compromiso de lealtad a nuestros pueblos originarios, adoptarán medidas inteligentes para coadyuvar a su reivindicación global e inclusión efectiva.

 

¿Quiénes pueden participar en la Ruta?

Periodistas

Los periodistas serán acreditados por el medio de prensa al cual estén vinculados.

Estudiantes

Jóvenes que estudian en universidades, institutos y colegios

Docentes y Catedráticos

Docentes y catedráticos que estén involucrados con la cultura de saberes ancestrales

Artistas

Cantantes y bailarines de danzas folclóricas

LLenar Formulario de Preinscripción.

Descargar Musica

Nombre:   Correo:     País:    Suscribirse   Cancelar    

Organización Ruta Inka

Somos una institución sin fines de lucro, inscrita en Partida N°11412391 de los Registros Públicos de Lima. Convocamos a estudiantes altruistas de todo el mundo para promocionar la herencia cultural y arqueológica de nuestros pueblos.

    

Contactos

Para mayor información de Ruta Inka, contactese:
 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Calle Sacsayhuaman - H-15 - Urb. Manuel Prado- Huanchaq- Cusco - Perú
whatsapp +(503)  7951 7010 // 991-706560